El debate de la izquierda y la derecha en Israel es sobre la marcha de la colonización, no sobre cómo terminarla

Imprimir

 

Logotipo para los nuevos comandantes de la campaña de seguridad de Israel

 

"Bibi, es hora de divorciarse de los palestinos", dice una pancarta de la organización liberal-sionista Comandantes para la seguridad de Israel, que ahora se encuentra en la página principal de su sitio web, después de haberlas subido a los carteles publicitarios de todo Israel.

 

Esta organización, respaldada por el ex primer ministro Ehud Barak, lanzó una campaña similar el año pasado, con carteles en árabe y colores palestinos mostrando palestinos que decían "pronto seremos mayoría".

 

De este modo, muestran un gusto particular, o más bien falta de él, para los trucos que supuestamente atraen a la mente nacionalista israelí, y es muy importante enfatizar que esto no es el sionismo de derecha, esto es la izquierda y el centro.

 

La organización, que aboga por la "separación" unilateral de los palestinos, comenzó la campaña reciente la semana pasada con videos que se transmitieron en el canal de Youtube de "Israel Israelí", supuestamente un nombre privado, destinado a marcar su inclinación sionista ultranacionalista. El logotipo muestra una foto de boda, que se está rompiendo por el medio. La serie de videos incluyó clips de medio minuto (en hebreo) de personas que supuestamente hablan de sus vidas privadas. Este reciente, (de ayer), por ejemplo, presenta a un hombre de alrededor de sus 30 años, diciendo:

 

"Estoy tratando de recordar cuándo fue la última vez que estuvimos bien entre nosotros. Intentando, intentando, intentando, y no teniendo éxito. Pienso en nuestro futuro y solo veo negro, y estoy cansado de eso, ¡estoy cansado de eso! Esa no es la vida que quiero. No quiero mediación, no quiero consulta, ¡no hay nadie con quien hablar! Quiero libertad, quiero vivir y no estoy dispuesto a esperar más, quiero divorciarme".

 

Luego aparece una diapositiva que dice "es hora de divorciarse y separarse de millones de palestinos", que muestra a la organización (Comandantes para la Seguridad de Israel) e invita a ingresar a su sitio web.

 

Básicamente, todos los videos siguen este patrón, con la frase final "Quiero divorciarme" y la promoción de la campaña.

 

La propuesta: bantustanes, con un contratista

 

En una reciente entrevista con el presentador de televisión Avri Gilad, uno de los líderes de la organización, Uzi Arad, exdirector del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, expuso la visión del grupo y dijo que esperan que la campaña esté "afectando la conciencia" de la gente. La visión es la noción de que el Estado "judío y democrático" está amenazado por la demografía. Toda la discusión se enmarca en contra de la idea de una posible anexión del Área C de Cisjordania, que abarca más del 60% del área, rodeando a unos 165 enclaves palestinos en un archipiélago bantustanizado. Esta área C, bajo control total israelí, es un diseño emanados de los Acuerdos de Oslo de mediados de la década de 1990. Los defensores destacados de su anexión inmediata son personas como la Ministra de Justicia Ayelet Shaked y el Ministro de Educación Naftali Bennett (ambos integrantes del partido Hogar Judío), que están a la derecha de Netanyahu. En estas áreas viven un estimado de 300,000 palestinos según un conteo de las Naciones Unidas de 2014, y es probable que esté cerca de 350.000 para el día de hoy. Shaked dice que Israel puede permitirse "absorber" a esta población.

 

En la entrevista con Gilad, Arad dice que la anexión del Área C tendrá implicaciones desastrosas. Menciona varias cuestiones que cree que son centrales en relación con este "divorcio" y por qué la anexión perjudicaría a Israel:

 

1) La "tasa de natalidad" de los palestinos (2,58).

2) Tensión continua porque "la parte palestina se agitará por la anexión".

 

Gilad responde a este último sugiriendo que tal vez, cuando esos palestinos obtengan la ciudadanía israelí, se "calmen". Arad responde que "entonces Israel será menos judío". Esto es lo que gira en el aire, es una preocupación sionista central: máximo territorio, pero mínimos palestinos, como dice el legislador 'liberal del centro', Yair Lapid.

 

Entonces Gilad presenta escenarios de miedo, en oposición a una supuesta solución de dos estados:

 

"¿Cuál es la opción? Darles un Estado en esa área, en sus áreas, luego las masas se apresuran a ingresar todo tipo de refugiados palestinos y demás, Hamas toma el control, los cohetes en el aeropuerto, ese es más o menos el guión, ¿no? "

 

Contra tales teorías del día del juicio final, a las que Gilad y los sionistas en general son tan propensos, Arad parece desesperado por proporcionar un mensaje reconfortante de "seguridad". Así asegura:

 

"Está claro que Israel necesita mantener el control de la seguridad de toda el área, de manera que tal situación que usted insinúa aquí no puede surgir".

 

Arad está sugiriendo que debido a esta "separación", la Autoridad Palestina "florecerá y prosperará". En otras palabras, la bantustanización continuará, con un contratista.

 

"Separación de la yema y la clara"

 

"Separación" es ahora una palabra central para los sionistas liberales. Recientemente, la líder de la oposición centrista Tzipi Livni comparó la separación entre israelíes y palestinos con la "separación de la yema y la clara" de un huevo, para hacer "un buen pastel".

 

Las personas que forman parte de la línea de seguridad de los Comandantes de Israel también han abogado por esa "separación" para "salvar la Jerusalén judía". Hace dos años, en un video islamófobo terriblemente racista, El Movimiento para salvar la Jerusalén judía sugirió un escenario en el que los residentes palestinos de Jerusalén oriental van a votar en masa, eligiendo a un alcalde palestino. Esencialmente, es lo mismo que si los "los árabes van a votar en masa" desde la víspera de las últimas elecciones, de Netanyahu, solo que ahora es pronunciado por personas que generalmente se identifican como el "campo de la paz". La idea del clip es que los árabes terroristas usarán la democracia israelí como arma propia. Por lo tanto, la solución es cortar las 28 aldeas palestinas de Cisjordania que Israel anexó como parte de Jerusalén oriental (expandiendo las fronteras municipales diez veces más que en 1967), sin embargo, manteniendo todos los asentamientos judíos en las mismas áreas, con el fin de "judaizar" mejor la "Gran Jerusalén". El grupo incluyó a Shaul Arieli, uno de los principales negociadores de la Iniciativa de Ginebra, y Ami Ayalon, el exjefe de Shin Bet y diputado del Partido Laborista que lanzaron una iniciativa de paz de dos estados con Sari Nusseibeh en 2003. Ambos han sido fundamentales en la formación de los Comandantes para la Seguridad de Israel.

 

En otras palabras, más o menos todo lo que proviene de los sionistas, izquierda y derecha, siempre tiene que ver con el apartheid y siempre es horriblemente racista.

 

El "campo de paz" sionista no puede captar la atención de quienes están en su redil o más a la derecha por otro medio que no sea la vulgaridad, para "llamar su atención": la conciencia sionista de que los árabes están amenazando al Estado judío en masa. El sionismo no tiene una solución para esto, porque parece que sus seguidores no pueden encontrar en sí mismos la capacidad de concebir un divorcio del sionismo. Las conversaciones sobre "divorciarse de los palestinos" son falsas desde el principio, porque Israel nunca se comprometió con ellos. La solución de "divorcio" tampoco es una separación real e igualitaria donde cada uno va a su propia vida, sino uno donde Israel continúa su control colonialista y el control de los palestinos "divorciados". El desequilibrio racista inherente nunca se aborda.

 

La "plaga" del matrimonio mixto

 

También se podría tener la impresión de que la campaña de “divorcio” no es más que un eufemismo para un problema puramente nacional e impersonal. Sin embargo se hace eco de una vena aislacionista sionista general que llega hasta las vidas privadas de los individuos, y esto a menudo proviene de la izquierda y el centro del sionismo.

 

A principios de este año, el exlíder de la izquierda y la oposición Isaac Herzog advirtió que el matrimonio mixto, especialmente en los Estados Unidos, es una "plaga". En respuesta a un matrimonio reciente entre las celebridades judías y musulmanas Tzahi Halevy y Lucy Aharish, el mencionado "centrista-liberal" Yair Lapid simplemente lamentó que las condenas (de los principales ministros israelíes) al matrimonio no fueron reservadas sino hasta una semana después de la boda; en 2014, Lapid respondió acerca de otro supuesto "matrimonio mixto" (presuntamente porque la mujer se había convertido al Islam y el hombre era musulmán), diciendo:

 

"Me molestaría que mi hijo se casara con un no judío... Me molestaría mucho".

 

Así que aquí hay un aspecto personal muy real, uno de aislacionismo fundamentalista, y es muy sionista. Los "pacifistas" usan la noción personal de "divorcio" como una metáfora, porque saben que "afectará" a los israelíes (interpretados como en su mayoría judía), ya que lo imaginarán como si fueran -Dios no lo quiera- a casarse con un palestino (interpretado como un no judío).

 

En esta mentalidad, los palestinos son considerados con un disgusto intrínseco e institucional por el Estado colonialista de Israel. Y a ninguno de estos sionistas ilustrados les importa realmente cómo retrata a los palestinos, porque es todo por el sagrado ideal del sionismo: la "separación". Porque necesitamos ser una nación aparte, en "nuestra tierra" como dice el himno nacional.

 

Un debate sobre la velocidad de expansión

 

Finalmente, en realidad no hay nada nuevo aquí. Todo esto es muy parecido a la época de Barak, es decir, cuando Ehud Barak hizo una supuesta "oferta generosa" a los palestinos en 2000, una que básicamente se refería a los bantustanes. Históricamente, las luchas entre el sionismo de derecha e izquierda no han sido sobre un Estado palestino junto con Israel, sino sobre la velocidad y el tipo del expansionismo. El factor esencial es siempre la demografía judía, que es existencialmente importante para los sionistas, porque la codiciada y supuesta naturaleza "judía y demócrata" del Estado solo podría lograrse mediante la expulsión y el apartheid en sus diversas formas. El "proceso de paz" ​​también ha jugado una parte integral en esto. Como Ben White resume en su reciente publicación en The Arab Weekly:

 

"Por lo tanto, aunque la década en el poder del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu ha visto la consolidación de un Estado único de facto entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, fueron los Acuerdos de Oslo y la visión de separación de Rabin lo que sentó las bases para el actual statu quo del apartheid".

 

Mientras que los Comandantes para la Seguridad de Israel advierten sobre las graves consecuencias de la anexión del Área C, Israel participa en la limpieza étnica en curso de esa área a cámara lenta. B'tselem, la ONG israelí de vigilancia de los derechos humanos, tiene una página de tema permanente con un blog en vivo llamado Enfrentando la expulsión:

 

"Miles de personas, residentes de docenas de comunidades palestinas ubicadas en toda la Zona C, Cisjordania, se enfrentan a una inminente expulsión por parte de las autoridades israelíes por una variedad de pretextos".

 

Entonces Israel está activamente involucrado en "resolver el problema demográfico". Mientras que el centro izquierda dice que la anexión no es una solución, esto no se refiere tanto a la derecha como a la lógica sionista en general. Las "no soluciones" de los sionistas también han participado en la estrategia sionista. A raíz de la guerra de 1967, el Ministro de Defensa Moshe Dayan propuso decir a los palestinos:

 

"No tenemos una solución, seguirán viviendo como perros, el que quiera se irá y veremos cómo funcionará este procedimiento".

 

Esta es esencialmente la forma en que Israel continúa, desplazando a los palestinos, despojándolos y creando "hechos en el terreno" de asentamiento para "judaizar" los territorios en los que se expande. Esto es todo el 101 del sionismo. La preocupación del "sionista liberal" es siempre sobre cómo de rápido debe ir y qué soluciones, o no soluciones, son aceptables en un momento dado.

 

Por eso me he divorciado del sionismo.

 

Muchas gracias a Ofer Neiman

 

Jonathan Ofir, músico, director de orquesta y blogger/ escritor israelí radicado en Dinamarca.

Imagen: Comandantes para la seguridad de Israel

Fuente: https://mondoweiss.net/2018/12/debate-israel-colonization/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=250366

http://asturbulla.org/index.php/territorios/palestina-sp-708381056/37424-el-debate-de-la-izquierda-y-la-derecha-en-israel-es-sobre-la-marcha-de-la-colonizacion-no-sobre-como-terminarla