Amos Oz y el fin del sionismo liberal

- ¿Y por qué deberían los judíos, los cristianos de Occidente, los gobiernos europeos y la comunidad internacional, apoyar a Israel que viola sistemáticamente los derechos humanos de los palestinos?

- El barniz del sionismo liberal se agota y la memoria del Holocausto se ve cada vez más como un facilitador de la injusticia contra los palestinos

Amos Oz expone su ponencia en la conferencia Frontiers of Thought de 2017 en Porto Alegre, Brasil

 

Esto es parte del artículo de Marc H. Ellis "Exile and the Prophetic" para Mondoweiss. Para leer la serie completa visite la página del archivo.

 

Aunque para algunos el fallecimiento de Amos Oz es un momento para llorar a una figura literaria internacional, en la escena política con respecto al lugar que ocupa Israel en el mundo, hay otra pregunta en el aire: ¿ha llegado el fin del sionismo liberal, representado por Oz?

 

En términos generales, el sionismo liberal es la unión del sufrimiento judío en el Holocausto y el empoderamiento de los judíos europeos desplazados en Israel como un Estado judío y democrático. Aunque algunos siempre han cuestionado si un Estado judío puede ser una democracia para todos sus ciudadanos, judíos y no judíos por igual, la permanencia de la ocupación de Israel y su establecimiento en Jerusalén y Cisjordania durante las últimas décadas, junto con su control férreo de Gaza, ha aumentado el foco sobre tal posibilidad. Así que hay más en juego que el sionismo liberal de Oz.

 

Aunque la vida política de Oz se puede analizar de varias maneras, su muerte debe verse en esta perspectiva histórica más amplia. Una forma de ampliar este punto de vista es ver la muerte de Oz como un hito comparable a la muerte de Elie Wiesel en 2016. Con la muerte de Wiesel, algunos creyeron que se cerraba la era de la conciencia del Holocausto como una fuerza poderosa en la escena judía e internacional.

 

Los decesos de Wiesel y Oz proporcionan una ventana al agitado pasado judío y el estancamiento en el que se encuentran los judíos en la actualidad. Lo que dicen lo legados de Wiesel y Oz sobre el futuro es preocupante. Sin Wiesel y Oz representando el Holocausto y el sionismo liberal, ¿se podría desentrañar el futuro judío, previamente definido por el Holocausto e Israel y ahora asediado por críticos internos y externos?

 

Los primeros escritos de Wiesel sobre el Holocausto subvirtieron la autocomprensión judía de progreso e ilustración. En la nueva era el Holocausto se convirtió en el evento definitorio en la historia judía. Para Wiesel, Israel fue la respuesta contundente al Holocausto. Ser judío después del Holocausto es recordar el sufrimiento judío y abrazar el poder judío en Israel.

 

A medida que el eje Holocausto-Israel se afianzó entre los judíos de todo el mundo, la ocupación de los territorios palestinos y las guerras de Israel en el Líbano y Gaza adquirieron nuevas dimensiones. En Israel Oz -ya conocido por su obra literaria- surgió en la escena política de Israel como un patriota israelí crítico de los excesos de Israel. En sus comentarios políticos Oz intentó mantener unido al Israel que Wiesel y muchos otros judíos imaginaron, como respuesta al Holocausto y al bastión liberal de la vida colectiva de los judíos.

 

Aunque provocativos al principio, a lo largo de las décadas, tanto Wiesel como Oz se volvieron cada vez más decepcionantes como pensadores y testigos morales de la vida judía. Inicialmente sus escritos sobre la historia y la ética judías eran subversivos en muchos sectores de la comunidad judía e israelí y su visión de Israel hablaba también a otras comunidades en diferentes partes del mundo. En las últimas décadas, ambos se pusieron a la defensiva y pasaron de moda. Wiesel y Oz utilizaron cada vez más sus ideas liberales como escudo defensivo frente a sus críticos dentro y fuera de la comunidad judía. Su testimonio se volvió beligerante.

 

Al igual que Wiesel, Oz, con muchos de sus contemporáneos sionistas liberales y con una ventaja crítica, se envolvió en la bandera de una historia y de una tradición judías imperfectas pero viables. En los comentarios de Oz, Israel es decididamente defectuoso, su ocupación de los territorios palestinos está mal dirigida políticamente, pero Israel, como esencial para los judíos, es fundamentalmente sólido. Lo que los judíos necesitan y merecen es un Estado propio. Los derechos de los palestinos son secundarios frente al de los de los israelíes judíos; la política y la cultura palestinas son cuestionadas por su honestidad y profundidad. Para Oz y sus sionistas liberales contemporáneos, los palestinos son menos merecedores que los judíos y a veces sus descripciones de los palestinos son peores, así como los críticos de las políticas israelíes hacia los palestinos son vistos de la misma manera.

 

¿Se ha limitado el mundo por la muerte de Oz? Hay pocas dudas acerca de sus obras literarias. Pero a lo largo de las décadas, el lado político de Oz, si bien tuvo sus momentos de claridad, se atascó en una narrativa de la historia y el Estado judío que parece predeterminado. Con la narrativa de que los judíos son inocentes por el sufrimiento y empoderamiento y si son imperfectos al menos son liberales y democráticos, ¿qué significa ser judío? ¿Y por qué deberían los judíos y, lo que es más importante, los cristianos de Occidente, los gobiernos europeos y la comunidad internacional, apoyar a Israel que viola sistemáticamente los derechos humanos de los palestinos? Si el barniz del sionismo liberal se agota y la memoria del Holocausto se ve cada vez más como un facilitador de la injusticia contra los palestinos, los judíos y otros simplemente aceptan a Israel como lo que algunos identifican cada vez más como un Estado colonialista.

 

Al igual que Wiesel, Amos Oz fue testigo de la destrucción y reaparición de la vida judía con los eventos formativos del Holocausto y el nacimiento del Estado de Israel. Lo que también experimentaron, pero no pudieron comprender, fue el evento formativo de la libertad palestina como una demanda en la historia judía. Al perderse la siguiente pregunta de la vida judía, mientras trataba de desviar y degradar a los que lo hicieron, el testimonio sionista liberal de Oz se vio empañado y como la conciencia del Holocausto de Wiesel, condenado.

 

Marc H. Ellis es profesor de historia y estudios judíos y director del Center for the Study of the Global Prophetic. Su último libro es Finding Our Voice: Embodying the Prophetic and Other Misadventures.

Fuente: https://mondoweiss.net/2018/12/amos-liberal-zionism/

(Foto: Fronteiras do Pensamento / Luiz Munhoz / Wikimedia)Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=250929

Top