La nueva "ruta del apartheid" de Israel es algo más que una simple segregación

- Israel afirma que la nueva carretera, que separa a los israelíes y los palestinos por un muro de ocho metros, alivia el tráfico de los colonos y ayuda a los palestinos a viajar por Cisjordania.

- Los críticos dicen que ayudará a crear enclaves exclusivos para israelíes libres de cualquier presencia palestina.

 

La ruta 4370, conocida como el "camino del apartheid", justo al este de Jerusalén, Cisjordania. (Oren Ziv / Activestills.org)

 

La semana pasada Israel dio a conocer una nueva carretera exclusiva en la Cisjordania ocupada, con un gigantesco muro de hormigón de ocho metros que separa a los conductores palestinos e israelíes. Etiquetado por los críticos como el camino del apartheid, la excusa oficial de la Ruta 4370 es aliviar el tráfico de colonos israelíes que se desplazan a Jerusalén, así como crear una nueva vía para que los palestinos viajen entre el norte y el sur de Cisjordania.

 

Sin embargo, a pesar de lo declarado, los defensores de la lucha contra la ocupación y los derechos humanos sostienen que la carretera segregada es otra forma de crear áreas exclusivamente israelíes, libres de cualquier presencia palestina, en Palestina. Y es una señal de que Israel, y los israelíes, ya no ven la segregación como algo de lo que avergonzarse.

 

"Mientras que en el pasado hubo un gran esfuerzo por ocultar la segregación del público israelí, hoy se percibe como legítimo", dijo Efrat Cohen-Bar, creadora de la ONG israelí Bimkom. "En un país donde se propone una nueva ley discriminatoria cada mañana, una carretera segregada ya no sorprende a nadie".

 

El ministro de Seguridad Pública de Israel, Gilad Erdan, calificó la carretera como "un ejemplo de la capacidad de crear coexistencia entre israelíes y palestinos mientras protege contra los desafíos de seguridad existentes".

 

Para Cohen-Bar, la carretera no puede ser excluida de todo el sistema de carreteras segregadas en Cisjordania, que a menudo obliga a los palestinos a usar los pasos subterráneos para no perturbar el tráfico de los colonos que circula sobre ellos. "La autopista 4370 debe verse en un contexto más amplio como una continuación de la política de separación [de Israel] y la creación de enclaves sólo para israelíes".

 

Daniel Seidemann, un abogado y activista que dirige la ONG israelí Terrestrial Jerusalem, y que ha pasado los últimos 20 años observando el cambiante panorama de la ciudad, dice que la Ruta 4370 también tiene una dimensión geopolítica ya que la carretera es parte de la estrategia a largo plazo de Israel de "crear contigüidad territorial entre Jerusalén y los asentamientos que la rodean", en particular el altamente cuestionado E1 de 12 kilómetros cuadrados ubicado entre Jerusalén y el asentamiento de Ma'ale Adumim, en Cisjordania.