Cuando ponderamos la democracia israelí celebramos la violencia de la ocupación

En los países democráticos las elecciones se describen convencionalmente como "una celebración".

Pero en una realidad no democrática de ocupación militar interminable, se convierten en una abierta celebración de la violencia de los poderosos.

Unos palestinos cruzan el punto de control de Belén, para dirigirse a la Mezquita de Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén durante el Ramadán, el 18 de mayo de 2018

 

“Mientras no posea el derecho a votar firme e irrevocablemente, no soy dueño de mí mismo. No puedo engañar a mi mente, es artificial para mí. No puedo vivir como un ciudadano democrático observando las leyes que he ayudado a promulgar, solo puedo someterme a los dictados de otros".

 

 

 

El Dr. Martin Luther King Jr. pronunció estas palabras en 1957 en su discurso "Danos el voto", como parte de su intento de desafiar la realidad en el sur profundo de Estados Unidos, donde los negros eran ciudadanos y aún así se les negaba con varios trucos el derecho a votar. Para los palestinos que han vivido bajo el Gobierno de Israel desde 1967, el simple derecho a votar no es una opción.

 

En unos meses el pueblo acudirá a las urnas para otra ronda de elecciones en la que nosotros, los ciudadanos israelíes, votaremos y tomaremos decisiones no solo sobre nuestro propio destino, sino también sobre el destino de millones de personas a quienes se les niegan perpetuamente los derechos políticos. Las regulaciones y órdenes que dictamos continuarán promoviendo nuestros intereses mientras administran sus vidas. Todo lo que pueden hacer es someterse al gobierno de otros.

 

En los países democráticos, las elecciones se describen convencionalmente como "una celebración de la democracia". Pero en una realidad no democrática las elecciones se convierten tristemente en una celebración abierta de la violencia.

 

Irreflexivamente, las campañas electorales en Israel se celebran sin pensar en los privilegios de las personas que pueden votar mientras muestran una apatía casi completa acerca de la exclusión de millones de sujetos. Los palestinos, por supuesto, no necesitan que se les recuerde su condición, son muy conscientes de la realidad en la que viven. Pero aún así, una situación en la que cada pocos años los israelíes pasan meses preguntándose exactamente cómo deben continuar controlando las vidas de otros, marca el punto más bajo de la violencia que hemos internalizado.

 

Tanto si el discurso público durante las elecciones incluye un debate sobre estos temas o si los políticos y el público hacen todo lo posible para evitar mencionar la ocupación, las decisiones políticas que toman los israelíes determinan cómo afianzar el régimen de ocupación. Determinamos desde fuera cómo manejaremos la enorme prisión que es la Franja de Gaza, cuántas casas derribaremos, cuántas comunidades desplazaremos en Cisjordania y cuántas familias palestinas serán privadas de sus hogares en Jerusalén Este.

 

Mientras tanto, día a día y semana a semana, estamos asistiendo a una campaña electoral en la que los señores de la tierra llevan constantemente a casa su mensaje: nadie toma en cuenta a los súbditos del Gobierno militar. A medida que continuamos poseyendo sus vidas, opiniones y sentimientos, no tenemos ningún problema en continuar participando en nuestros debates políticos sobre sus cabezas. Lo hacemos abiertamente, al tiempo que nos enorgullecemos de nuestro "debate vibrante" y nuestra "celebración de la democracia". Y lo hacemos negando total y casualmente la humanidad de millones de personas cuyo destino también se determinará para los próximos años.

 

Inmediatamente después de la campaña electoral, y en los años intermedios previos a la siguiente, confiaremos en estas "elecciones democráticas" para justificar lo que hacemos a nuestros súbditos y para promocionar esta realidad como aceptable. De esta manera, la elección en realidad forma un componente vital para legitimar nuestro control continuo de la vida de ellos. Después de todo cada decisión israelí, sin importar cuán arbitraria sea, es vista como el producto de estas elecciones. Esta es una situación inherentemente violenta, ya que es imposible justificar la violencia en curso sin ser parte de la violencia misma. 

La violencia se manifiesta no solo cuando un soldado dispara o golpea a un palestino. Está allí cada vez que un abogado en la Oficina del Fiscal del Estado cierra un expediente de un asesinato, cuando un juez de la Corte Suprema aprueba la demolición de otra casa o cuando un funcionario israelí impide que otro estudiante palestino viaje al extranjero para continuar sus estudios. Sus vidas están en nuestras manos y aplicamos esta violencia a través de una burocracia lenta, prolongada y arbitraria. Además, la presencia de “elecciones democráticas” es de gran importancia no solo en términos de imagen y propaganda, sino también como una válvula crucial que impide la acción asertiva de la comunidad internacional que, por fin, expresaría su rechazo a esta realidad.

 

Por todas estas razones, incluso un renombrado modelo de demócrata como el Vicepresidente de la Knesset MK Bezalel Smotrich se asegura de unirse a la celebración y cantar las alabanzas de la democracia mientras al mismo tiempo presenta su programa para perpetuar la realidad existente: "Incluso a falta de un derecho de voto para un Parlamento totalmente soberano, este no es un régimen de apartheid, a lo sumo carece de un componente en la canasta de libertades, o más bien un déficit en la democracia".

 

Esto es lo que millones de israelíes harán en los próximos meses. Otra campaña electoral, otra oportunidad para determinar quiénes "tendrán el derecho a votar de manera firme e irrevocable" y quiénes estarán expuestos a nuestra violencia.

 

Hagai El-Ad es el director ejecutivo de B'Tselem, el Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados. Este artículo fue publicado por primera vez en hebreo en Local Call. Léalo aquí.

 

Fuente: https://972mag.com/when-we-praise-israeli-democracy-we-celebrate-the-violence-of-occupation/140302/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Foto: . Wisam Hashlamoun / Flash90)

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=252995

Top