¿Qué hay detrás del castigo israelí a los prisioneros palestinos?

El sistema en sí está esencialmente diseñado para perturbar y castigar a la sociedad palestina, con un 99 por ciento de sentencias condenatorias que además son muy largas.

#TITRE

 

Esta semana los carceleros de Ofer (1), prisión militar de Israel, llevaron a cabo una serie de ataques a gran escala contra los presos palestinos.

 

Se registraron las celdas, se destruyeron pertenencias personales y se realizaron búsquedas invasivas a presos desnudos, incluso en el exterior al frío. Para muchos lo peor fue la confiscación de fotografías, cartas y sencillos recuerdos familiares acumulados durante años, el sustento espiritual para los que afrontan décadas de encarcelamiento.

 

Esto no es nuevo, son métodos que se usan periódicamente como una forma de castigo colectivo contra los presos palestinos.

 

La última represión en Ofer fue respondida con la resistencia de los presos, quienes rehusaron cooperar con las fuerzas israelíes. Como resultado fueron castigados con gases lacrimógenos, pistolas paralizantes (taser), golpes, perros policías e incluso pelotas de goma disparadas a quemarropa.

 

Más de 150 presos tuvieron que recibir tratamiento médico, seis de ellos por fracturas y más de 40 por heridas en la cabeza. Muchos se intoxicaron gravemente por la inhalación de los gases lacrimógenos que se dispararon dentro de recintos cerrados.

 

La Asociación de Derechos Humanos y Apoyo a los Presos, Addameer (2), publicó una declaración en la que solicitaba al Comité Internacional de la Cruz Roja que investigase estas “graves violaciones” de la ley internacional y que protegiese a los presos palestinos.

 

En respuesta a esto y para solidarizarse con los presos, se organizaron manifestaciones en Ramalá y Haifa. En esta última ciudad dos activistas palestinos fueron arrestados por la policía israelí.

 

La situación de los presos palestinos es un asunto muy importante en la sociedad palestina y afecta a muchas personas. Desde 1967 el 40 por ciento de la población masculina adulta en Cisjordania y Gaza –alrededor de 800.000 personas- han sido sometidas a algún tipo de detención por parte de Israel. (3)

 

Muchas poblaciones y familias son muy conscientes de lo que significa tener una persona querida encarcelada. Actualmente hay 5.500 presos políticos, según los datos de Addameer. (4)

 

El sistema carcelario de Israel, diseñado específicamente para los palestinos en los Territorios Ocupados de 1967, es injusto y contraviene la legislación internacional.

 

Los presos son torturados y también sufren acoso sexual, confinamiento solitario prolongado, en ocasiones de hasta diez años de duración, tratamiento médico inadecuado y condiciones de vida inhumanas, que contravienen la Cuarta Convención de Ginebra porque niega derechos básicos de los presos. (5) (6)

 

Otra medida usada por Israel es la detención administrativa, que permite mantener indefinidamente a presos sin acusación ni juicio. La detención de este tipo más larga duró ocho años. (7)

 

El sistema en sí está esencialmente diseñado para perturbar y castigar a la sociedad palestina, con un 99 por ciento de sentencias condenatorias que además son muy largas.

 

Lo que ha pasado desapercibido el mes anterior para muchos dentro y fuera de Palestina, ha sido que las 54 presas palestinas de la prisión de Hasharon fueron trasladadas a la de Damon, que está cerca de Haifa. Las condiciones son significativamente peores, con celdas saturadas y las duchas en el patio. Además a muchas se les dejó sin las pertenencias que tenían en Hasharon.

 

La violencia de género contra la presas ha sido documentada por ONGs y grupos de derechos humanos palestinos. Los métodos incluyen amenazas, acoso sexual, humillaciones en general y la negativa a proporcionarles compresas.

 

Israel es probablemente el único país en el mundo que juzga a menores en juzgados militares. Miles de niños palestinos han sido arrestados y enjuiciados por tribunales militares durante las dos últimas décadas. (8)

 

La amarga ironía es que los palestinos de Cisjordania y Gaza ya viven en prisiones al aire libre. Sus movimientos están limitados a ciertos espacios y permanecen bajo una vigilancia sostenida. Casi todos los aspectos de sus vidas están controlados por Israel, cuyo sistema penitenciario continúa violando la ley internacional con impunidad.

 


 

(1) Ofer es la única prisión construida en los Territorios Ocupados, a tres kilómetros de Ramalá. Se construyó en 1988, cuando empezó la primera Intifada. Más información sobre Ofer: http://www.palestinalibre.org/artic...

 

(2) Información sobre Addameer: http://www.addameer.org/

 

(3) La población en los Territorios Ocupados en 2017 era de 4.700.000. Si comparamos esta cifra con la de España, unos 46.000.000 (23 millones de hombres aproximadamente) es como si un país ocupante hubiera encarcelado a 9.000.000 de españoles (el sueño de todo trifachito).

 

(4) Ha llegado a haber unos 12.000

 

(5) El parlamento europeo sobre la violación de la ley internacional: http://www.europarl.europa.eu/RegDa...

 

(6) Amnistía Internacional: https://www.amnesty.org/en/latest/n...

 

(7) B’Tselem (ONG israelí de derechos humanos sobre la detención administrativa. https://www.btselem.org/topic/admin...

 

(8) Defense for Children International sobre detención de menores (desde los 12 años se encarcela a menores palestinos en cárceles israelíes): https://www.dci-palestine.org/child...

Traducción y notas de Agustín Velloso
Tortuga.

www.middleeasteye.net/opinion/whats... (25-1-2019)

https://www.grupotortuga.com/Que-hay-detras-del-castigo-israeli

Top