Palestina: ¿rendirse o prepararse para una tercera Intifada?

- Nada hará cambiar el plan de Israel de anexarse Cisjordania.

- Los palestinos tendrán que irse o quedarse a luchar.

 

Elijah J. Magnier, veterano corresponsal de guerra, con más de 30 años de experiencia en Europa, África y Oriente Medio.

 

A pesar que Washington cuenta un gran número de centros de estudios estratégicos otra vez a demostrado su limitado conocimiento de las dinámicas políticas del Oriente Medio.

El efecto de su política exterior ha logrado lo que parecía totalmente imposible: unir a diferentes países y grupos de la región bajo el paraguas de Irán para luchar contra las operaciones de Israel y del presidente de Trump.

El primer ministro Benjamin Netanyahu ha dicho en público que fue él quien aconsejó a Donald Trump para que terminara con los acuerdos internacionales. Aparentemente, Netanyahu persuadió a Trump para que EEUU cambien cuestiones fundamentales para la paz. Trump revocó ilegalmente el acuerdo nuclear con Irán, ha reconocido a Jerusalén como la «única capital de Israel», ha asesinado al general de brigada iraní Qassem Soleimani y, está apoyando la “anexión de Cisjordania” por parte de Israel .

Para complacer al poderoso lobby israelí, Donald Trump no sólo ha violado las leyes internacionales, también ha ofrecido a Israel algo que no es suyo.

Por su parte, a Netanyahu no está interesado en la seguridad de los israelíes. Tampoco parece importarle la reacción de Irán, Siria y de los palestinos. Su objetivo es distinto, necesita como agua de mayo mejorar su deteriorada imagen por la corrupción.

El resultado de esta política es que el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, ha suspendido la colaboración con los estadounidenses y los israelíes, especialmente en temas tan fundamentales como la asociación informativa con la CIA.

Ahora Abbas dice que considera a Norteamérica es un socio poco confiable. Este paso, muy tardío, podría señalar un camino de consecuencias inesperadas.

Lo cierto es que se acerca el día en que Israel ocupará más territorio en Cisjordania y expulsará a más palestinos hacia Gaza, Jordania y a Occidente. Esta terrible fecha probablemente llegará este verano.

Sin embargo, pese haber suspendido las relaciones con los israelíes la Autoridad Nacional Palestina ha prometido reprimir un levantamiento popular.

La periodistas especializados en Oriente Medio me han preguntando ¿por cuánto tiempo Abbas podrá contener la reacción de su pueblo ante otra ocupación israelí?

Al parecer, la cúpula de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ahora llegado por fin a una conclusión política:  Israel sólo entiende el lenguaje de la fuerza y no tiene ninguna intención de permitir la creación de un estado Palestino.

Todas las informaciones apuntan a que Israel está preparando una acción militar para erradicar a los palestinos de Cisjordania a Gaza: una segunda Nakba. Israel no sólo quiere anexionarse Cisjordania también quiere deshacerse de los palestinos que viven allí.

La confiscación israelí tiene como objetivo formar una nueva generación de cristianos y musulmanes que olviden recuperar los territorios ​​usurpados en 1948.

Hay millones que viven como refugiados en Jordania, Siria, Líbano y en otras partes de Oriente Medio. Occidente también se ha apresurado a proporcionar pasaportes a los refugiados palestinos para alentar a una nueva generación a no regresar a sus tierras ancestrales .

La confiscación de los territorios palestinos por los israelíes .

Después de terminada la segunda guerra mundial Ben-Gurion – el padre de la organización paramilitar Haganah – justificó la invasión de los territorios palestinos porque dijo: “las colonias judías han sido atacadas por las naciones árabes.

Años antes los judíos habían creado una organización terrorista llamada Irgun (1937-1948) que en 1946 destruyó el Hotel King David matando a 90 personas, y que masacró en Deir Yassin a 107 árabes palestinos .

Los actos terroristas del Irgún están documentados por Israel como «un terrorismo que funcionó bien » porque condujo a la creación del Estado de Israel.

En diciembre de 1947, la Haganah irrumpió en Balad al-Sheikh (Tall Ghanan) y asesinó a 600 civiles. Según las investigaciones de  Benny Morris, profesor de historia israelí en la Universidad Ben-Gurion del Negev las órdenes de la unidad eran «matar al máximo de hombres adultos»,

Cuatro meses después, el Haganah atacó a Deir Yassin, destruyó las casas y mató a unos 360 palestinos, principalmente ancianos, mujeres y niños. En enero de 1948, la aldea de Abu Shusha fue atacada por la Haganah que mató a 70 palestinos. Tres meses después, la brigada 33 atacó la aldea de Tantoura y mató a 90 personas que fueron enterradas en una fosa común. Hoy es un lugar de estacionamiento de vehículos al sur de Haifa.

En el mismo mes el Batallón 51 de las fuerzas israelíes ocuparon Sawafir Al Sharqiya y Sawafir al Gharbiyya.  Según Morris la orden era » hay que expulsar al enemigo . Hay que quemar el mayor número posible de casas; los niños y  mujeres deben ser expulsados,  «.

Por su parte las unidades de la Brigada Negev  expulsaron a la población de los pueblos de Muharraqa Kaufakha y Beit Tima. En todas partes las órdenes eran «matar y expulsar a los que permanecen vivos «.

La limpieza étnica de Israel nunca ha cesado.

Después de la guerra, en octubre de 1953, Ariel Sharon atacó la  aldea de Qibyah  y destruyó todas las casas matando a 69 personas. En 1956, Israel atacó Qalqiliya y mató a 70 personas. En el mes de octubre del mismo año, cometió otra masacre en el poblado de Kafar Qassem en Toul Qarm

En noviembre del mismo año, en Khan Younes mataron a 250 árabes palestinos. Seis días después, una segunda en una ola asesinaron a 275. En 1990, los soldados israelíes abrieron fuego dentro de la Gran Mezquita de Jerusalén matando a 21 civiles.

En febrero de 1994,  Baruch Goldstein parapetado detrás de la columna del Santuario de Abraham mató a 29 civiles creyendo erróneamente que este lugar estaba siendo atacado por los árabes. Ahora la tumba de Goldstein es un lugar de peregrinación para los israelitas.

En 1948, 750,000 palestinos escaparon por temor a ser exterminados por los israelíes, este éxodo permitió a Israel entregar terrenos palestinos a judíos que llegaron desde todo el mundo.

La diáspora de los palestinos no ha terminado

Mientras los medios de comunicación del mundo no se atreven a escribir la verdad el presidente Trump  le ha ofrecido a Israel lo que no es suyo.  

Los israelíes, que fueron perseguidos y asesinados sin piedad por los europeos durante la Segunda Guerra Mundial, han estado cometiendo crímenes contra ancianos,  mujeres y niños palestinos bajo los ojos «ciegos» de la comunidad internacional.

Las Naciones Unidas ha tomado decenas de resoluciones condenando los actos israelíes en Palestina, pero todo ha sido en vano. (Estas son algunas de las resoluciones  pronunciados  a favor de Palestina: Las resoluciones números 57,  59,  101,  194,  237,  248, 265,  27,  317,  468 ,  469,  592,  605,  607,  608,  636,  641,  67, 673, 68 ,  694,  72 ,  799,  3414,  3516)

Las Naciones Unidas  han condenado la» Violación persistente de la convención de Ginebra por las políticas y prácticas de diferentes gobiernos israelíes. La anexión de partes de los territorios ocupados, la destrucción y demolición de casas , la confiscación y expropiación de propiedades, la deportación, expulsión, denegación del derecho de retorno, arrestos masivos, detención administrativa y malos tratos a la población árabe, el saqueo de los bienes arqueológicos y culturales, la explotación ilegal de la riqueza natural y la interferencia con la libertad religiosa se ha hecho por parte del Estado de Israel para el establecimiento de asentamientos con extranjeros que han cambiado la composición demográfica de la región».

Sin embargo, Israel se ofrece al mundo como la entidad «más democrática» en el Medio Oriente. A Israel no le importan los acuerdos de Camp David o de Oslo . El acuerdo de Oslo favoreció a Israel, ya que obligó a la OLP a la lucha armada.

Israel quiere ocupar toda Palestina, con la excepción de Gaza, donde los palestinos decidieron defenderse. Muchos palestinos de ese territorio y militantes de Hamas lucharon contra el terrorismo islamista junto al Ejército Sirio.

Con la caída del «nuevo Medio Oriente» y la victoria de Damasco, el gobierno de Israel fracasó en su objetivo de utilizar al ISIS para dominar el Oriente Medio en conjunto con Estados Unidos y las potencias petroleras del Golfo  

A pesar que hubo grupos palestinos que invirtieron tiempo y miles de hombres en combates internos y guerras en Jordania, el Líbano y Siria, hoy ese tiempo se ha terminado.

Ahora Irán apoya firmemente a los  palestinos que trabajan para recuperar su territorio. Hamas y otros grupos palestinos que viven en Gaza se han unido en un comando conjunto para realizar operaciones militares contra el intento israelí de imponer una nueva ocupación.

Por tanto la fuerza de disuasión palestina existe y funciona: Si Gaza es atacada la ciudad de Tel Aviv será bombardeada. El espíritu de los comandantes que lucharon contra las fuerzas de ocupación en Izz ad-Din al-Qassam , Yahya A’yash , Abu Khaled, al-Da’if  ha revivido.

Este cambio en la correlación de fuerzas ha empujado a Israel a atacar el eslabón más débil de los palestinos : la OLP en Cisjordania. Allí el presidente Abbas , a diferencia de Gaza, no cree en la lucha armada para recuperar el territorio ocupado.

Por esto razón Israel no hará ninguna concesión a la OLP y tratará de ocupar nuevos territorios pertenecientes al pueblo palestino. Hoy, las opciones de la OLP  en Cisjordania son muy limitadas: a ojos vistas ya no tiene sentido depender de la comunidad internacional o de las Naciones Unidas.

Nada hará cambiar el plan de Israel de anexarse Cisjordania. Los palestinos tendrán que irse o quedarse y luchar. El único camino que les queda es batallar por su tierra. Una tercera intifada llama a la puerta. Irán la respaldará.

https://observatoriocrisis.com/2020/06/14/palestina-rendirse-o-prepararse-para-una-tercera-intifada/

Top