La Rebeldía de Palestina, Matria y Patria, es Joven

El colonialismo no respira palabras, arranca de raíz la paz común y la articulación que ésta lleva, y quiere destruir la batería que alimenta el motor, la Resistencia. 

 

Mawtani es como se llama el himno cantado por los Palestinos que se lucharon en la guerra contra el mandato colonial británico y la invasión sionista a Palestina entre 1936 y 1939. El himno comienza diciendo: Mi patria, Mi Patria / La majestad, la belleza, la belleza y el esplendor / En tu ser, En tu ser / Vida, Salvación, Alegría y Esperanza / ...

 

Es Joven en Palestina quien sobrepasa las prohibiciones de los invasores, Resistir es ser Joven, Resistir es afirmarse. Quienes se convencen de que no hay esperanza caen en la desesperación, y se rinden. Los manifestantes Palestinos llaman sin descanso a quienes más allá de las fronteras trabajan el cable transmisor de la solidaridad, también llaman a quienes miran sin saber aún qué hacer, y buscan cómo destapar los oídos de la gente que se distrae en la máquina tragavidas capitalista, esos que se han rendidos, que son viejos, a pesar del castigo de la crisis que nos ahoga.

72 años de Juventud corren por el hilo de cobre del conocimiento que la Rebeldía contra el invasor reafirma. 72 años de lucha por la Independencia han fortalecido la seguridad en esa misma lozanía repleta de vigor sabio. Juventud, el valor de Palestina, Matria y Patria, Ella es el olivo en los campos y su rama en las manos, es la Azucena que viste de pureza sus primaveras como Nación, es el naranjo que en otoño se enciende verde y perfuma su sangre, y es el mar bamboleándose y mojando los pies, y Matria, Patria, es el aire que viene de él. Todo llama a la Juventud Palestina a mantenerse en pie, y los caminos de fuera son de vuelta, porque sólo acogen los pies de los Refugiados. Palestina dentro o lejos no es abandono, ni es traición, ni es colaboracionismo, es Resistencia, es ser joven.

Los enemigos de la Juventud Palestina, lo más viejo y podrido de la Historia, con voz seductora repiten en sus oídos la frase tienes que ser pragmática, no tienes que recelar, hay que negociar.

Hasta que llega el siguiente capítulo: Netanyahu da el paso que continúa a Oslo, El Robo del Siglo: Netanyahu prepara la ocupación total de Palestina para el 1 de Julio/ desde el 1 de Julio. El anterior a él, Ariel Sharon, en 2004, con Bush como mandatario en EEUU, declaró: Con los americanos hemos acordado la congelación del proceso político, lo que impide el establecimiento de un Estado Palestino, la discusión sobre los refugiados y las fronteras de Jerusalén. Como vemos, antes de Trump estaba marcada la línea política de Netanyahu. A lo declarado por Ariel Sharon siguieron la apropiación de Jerusalén, la multiplicación, que ya venían haciendo, de asentamientos coloniales en Cisjordania, la negación a la UNRWA (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos) el cierre de la Embajada de Palestina en Washington, la declaración de Estado Judío a la entidad colonial sionista, organización racista, ... y la presentación pública internacional del régimen IsraelEEUU, un solo país una sola política. Así es como ha llegado hasta nuestros días la declaración del primer presidente de Israel, Jaim Weizmann, en la Conferencia de París, 1919: Quiero que Palestina sea tan judía como Inglaterra es inglesa. Si contamos desde esa declaración entonces no son 72 años, son 101 años, de Juventud, de conocimiento, de Rebeldía contra el invasor, de reafirmación de personalidad. La Nakba, y antes la ilegal Declaración Balfour a la que los sacerdotes del terror dieron su bendición en Roma.

El colonialismo no respira palabras, arranca de raíz la paz común y la articulación que ésta lleva, y quiere destruir la batería que alimenta el motor, la Resistencia. El colonialismo ve su muerte en la Juventud pues de ella, de la Rebeldía ha emanado siempre el Derecho Internacional de los Pueblos a su Independencia. La lucha popular es como la bobina de cobre del motor de arranque, transmite la fuerza que es única, pues imanta y electrifica toda la voluntad dispersa. Un momento solo de descarga cuenta más que todos los momentos pasajeros. La Rebelión Unida es Juventud que integra el pasado y el presente. No hay Poder Palestino separado de tal sistema de lucha, no hay poder en los despachos solos, pues son rincones ciegos, llenos de basura, mugre y escombros. No hay Poder, Rebelde, Joven, que sirva a Palestina si no se ha bobinado todo el cobre y coge la fuerza de una misma batería y transmite al momento preciso. Ese Poder, Rebelde, Joven, es puro como significa la Azucena, la Flor Nacional, es fuerte como lo es el olivo, es perfume que exhala el naranjo y habita los caminos de vuelta, y empieza en el mismísimo mar, pues trae el aire suave a las ventanas abiertas, ante ellas nos juntamos como uno solo, verlo es hacer que nos pase por el filamento, por el hilo conductor, la lozanía que crece En tu ser, En tu ser / Vida, Salvación, Alegría y Esperanza / ...

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días, Palestina. Crónicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero, y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI).

Top