“Ningún gobierno, ni Obama, van a hacer nada por solucionar el conflicto de Palestina. Israel es el representante del capitalismo en la zona”

Entrevista a Lidón Soriano, Coordinadora nacional de la Red Solidaria contra la ocupación de Palestina (España)

 
Canarias Social


Lidón Soriano Segarra (*) fue una de las ponentes del Simposio Internacional “Justicia para Palestina”, celebrado el pasado mes de junio en la Casa de Colón de la capital grancanaria, organizado por la Plataforma Canaria de Solidaridad con los Pueblos, Mujeres por la Paz y Acción Solidaria con Palestina, Intersindical Canaria y ATTAC Canarias.

A sus 41 años, da clases de Aprendizaje y Desarrollo Motor en el Instituto de Ciencias de la Educación Física y el Deporte, así como de Pedagogía del Juego, en la Escuela de Magisterio, ambas en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Además, Soriano Segarra es enfermera y coordinadora de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina. Sus crónicas sobre el conflicto abierto en Oriente Medio son reflejo de una lucha encarnizada en la que, según opina, "todos y todas tenemos una pequeña gran responsabilidad".

 

- ¿Desde cuándo se dedica al mundo de la solidaridad, la lucha activa, dado que su compromiso no es sólo con Palestina?

 

- A los 16 años entré en las Juventudes Comunistas en Castellón, mi ciudad natal, desde entonces he pasado por diferentes organizaciones y por diversos periodos nihilistas hasta que llegué a Iruña, Pamplona, allí entré a militar en Komite Internazionalistak y retomé de forma activa mi militancia internacionalista. Comencé trabajando en Centro América y Sudamérica y en 2002 tras la masacre de Jenin en Cisjordania, decidimos montar una delegación para conocer sobre el terreno lo que verdaderamente estaba ocurriendo. Ese fue el primer contacto con el mundo árabe y fue realmente brutal, en positivo y en negativo. En positivo por lo relacionado a la parte árabe, sus costumbres, su hospitalidad, su parecido a todo lo que yo había mamado de pequeña en la "alqueria" de mis abuelos, saltando por las "acequias" y durmiendo sobre "almohadas" de paja. Es decir, se me desmontaron tantos prejuicios y me vi tan reflejada en la sociedad palestina que fue un flechazo inmenso que dura hasta hoy, a pesar del conocimiento, digamos en profundidad, que tengo a día de hoy de la sociedad palestina, que como todas, tiene sus luces y sus sombras. Y en negativo por la brutalidad de la ocupación, tan cruel, tan física, tan gratuita...Todo ello, me dejó atrapada y ahí sigo.

 

- ¿En qué consiste su trabajo cada vez que va a Palestina?

 

- En mi organización preparamos brigadas con una doble intención, por un lado ir a determinados países a conocer de primera mano, a compartir con la gente, a aprender de ellos y ellas y a aprender con ellas y ellos, a compartir, a hacerles llegar esa solidaridad de tanta gente de aquí en este occidente desalmado y criminal. Y por otra parte, porque esperamos que la gente tras ese conocimiento sobre el terreno, a la vuelta se ponga a trabajar, porque pensamos que nuestro trabajo está aquí y no allí. Aquí hay muchas luchas, muchas trincheras y este es nuestro lugar. Aquí hacemos trabajo de sensibilización y denuncia sobre su causa y buscamos lazos de unión y de apoyo mutuo.

 

- ¿Cuántos viajes ha hecho? ¿Qué objetivos se marca en cada uno de ellos?

 

- He hecho 9 viajes y he llevado a 13 brigadas. Los objetivos son, como te he dicho, aprender, compartir y sobre todo que la gente conozca un amplio espectro de la sociedad palestina. Nos reunimos con gente de todos los partidos políticos, de grupos de mujeres, agricultores, sindicatos, refugiados...Tanto en Cisjordania, como en Gaza y en los territorios 48. Es muy duro, pero la gente queda encantada y puedo decir con orgullo que es la única brigada de la que después siempre hay gente que se enrola a trabajar.

 

- ¿Qué son los territorios 48?

 

- Utilizamos el termino "territorios del 48" como una forma de invisibilizar a Israel, de negarle la existencia o como mínimo de no otorgarle la categoría de estado "normal", y cuando lo utilizamos lo hacemos para denunciarlo. A la vez utilizamos el término territorios del 48 como una forma de impedir que se olvide que esos territorios pertenecen a sus verdaderos y ancestrales dueños, el pueblo palestino, a los que contraviniendo la resolución 194 Israel impide, no sólo el retorno, sino simplemente el derecho al retorno de los refugiados. Y puede parecer una tontería la elección de las palabras que utilizamos al hablar, sin embargo son una de las armas más sutiles, por su cotidianidad y su falsa sensación de inocuidad. Alguien dijo una vez: "Cuando se empieza una guerra lo primero que hay que ganar es la batalla del lenguaje". Y pienso que tiene toda la razón.

 

- Después de leer algunas de sus crónicas me gustaría saber cómo es el miedo que se siente allí al ser mujer, extranjera, que apoya la causa, que escribe crónicas a la luz de las velas...

 

- Como mujer, nunca he sentido miedo especial, el miedo es a las balas y las bombas israelíes y esas no distinguen sexos. Entre los palestinos siempre me he sentido muy cómoda, he estado con Ismail Haniye, tengo muy buena relación con el ministro de Educación de Hamas en Gaza y nunca me he tenido que cubrir la cabeza, ni hacer nada que no deseara. Con respeto y sentido común, puedes ir a todas partes y la sociedad palestina no es una excepción, aunque a veces, activistas que tienen un conocimiento muy limitado de la sociedad palestina acaben dando importancia a detalles que no los tienen y actuando estúpidamente, según mi valoración, claro.

 

- ¿Se ha visto en peligro alguna vez?

 

- En peligro real, teniendo conciencia del mismo, sólo me he sentido, en Jenin en 2002, cuando teníamos que movernos bajo toque de queda, con la ciudad vacía, sin conocer el lugar y con los tanques y bulldozers dando vueltas por allí. En 2003 cuando estuve acompañando a gente de la Media Luna Roja Internacional, para llevar medicamentos o hacer curas, ya que también soy enfermera, a la gente que lo necesitaba o llevar comida y agua a las familias de las gentes ocupadas por los soldados, rompiendo el toque de queda. También en 2003 cuando fuimos a defender unos invernaderos con más internacionales en Qalqilia y en 2006, cuando estuvimos bajo los bombardeos israelíes de ese año que desembocó en la segunda invasión al Líbano. Así, a grosso modo, es lo que me viene a la cabeza, pero vaya, que no es el miedo lo que se puede reseñar cuando estás allí o cuando estás en esas situaciones, sino la rabia, la desesperación y la necesidad de hacer algo. Por eso, no creo que sea ni de ser valiente, ni nada por el estilo, sino, tan solo de coherencia personal y, me atrevería a decir, humana.

 

- ¿Cuántas personas conocidas ha perdido de una visita a otra?

 

- Amigos he perdido a tres. A otro gran amigo le metieron en la cárcel acusándole de pertenencia a grupo terrorista y le han caído 18 años. A conocidos que han sido asesinados o familiares de conocidos como a siete u ocho. De todas formas no es un tema de números, es un tema de vivencia personal, de tragedia colectiva y un dolor tan grande, que pienso, no se puede cuantificar, ni a veces, expresar o transmitir.

 

- Ya que conoce de primera mano la situación del pueblo palestino, ¿en qué punto se encuentra ahora?

 

- Actualmente la situación es compleja por la división interna, propiciada por Israel y los gobiernos occidentales, pero sinceramente, pienso que no es ahí donde debemos focalizar, debemos utilizar todas nuestras energías en la condena de la ocupación que no se olvide, ni se invisibilice y mucho menos se desvíe la atención, como muy bien hacen nuestros medios, centralizando sus noticias sobre el problema interpalestino.

 

- ¿Existe mucha discriminación no sólo relacionada con la religión? He leído que la población es muy joven, que hay muchísimos niños y niñas. Al ser la población tan vulnerable, ¿cree que se está aniquilando el futuro del pueblo?

 

- Sobre la discriminación, sí, existe mucha. Israel discrimina a todo aquel que no sea judío y si eres judío pero negro o árabe te discrimina también, administrativamente en unos casos y socialmente en todos. En cuanto a la sociedad palestina, yo no he vivido en mis carnes ningún tipo de discriminación. Los casos, desgraciadamente, que se han dado y se dan de discriminación hacia algunas mujeres, han sido realizadas por personas en base a una determinada interpretación del Corán, interpretación que nada tiene que ver con las enseñanzas del Islam y en las que prima el machismo más atávico y la misoginia más brutal. Desgraciadamente esto no es exclusivo de los palestinos o de la gente que profesa el Islam. Los ultraortodoxos judíos se comportan igual con sus mujeres. Por poner un ejemplo, una de las primeras oraciones que rezan los hombres al levantarse es: "Gracias Yaveh por no haber nacido mujer". Y de los cristianos y católicos no voy a entrar a hablar porque ya sabemos lo que hay.

Lo que está claro, es que un contexto de represión externa brutal, lleva a la gente a asirse a lo que no les puede fallar y eso sólo puede ser divino. A partir de ahí son los hombres los que cogen la sartén por el mango y la injusticia externa e interna, campan a sus anchas, dicho en líneas generales y sin poder entrar en explicaciones más profundas. Por supuesto se busca la aniquilación del pueblo palestino, de su presente de su futuro y de su pasado. Llevan 100 años de limpieza étnica y si no se lo impedimos seguirán con ella.

 

- ¿Cree que Obama puede ayudar en esta situación con sus argumentos de pacificación?

 

- No, ningún gobierno, ni Obama, van a hacer nada por solucionar el conflicto. Israel es el representante del capitalismo en la zona. Quien gobierna el mundo no son los gobiernos sino el capital y este está en las manos de quien está y persigue los objetivos que persigue. No hay más, ni menos. Ninguno de nuestros gobiernos capitalistas va a ir en contra de sus propios intereses y si después de la brutal masacre de Gaza nuestros gobiernos lo que han hecho ha sido ir corriendo a abrazar a Olmert, ya no queda nada más por ver, por hablar, ni por esperar. La solución no va a venir a través de los gobiernos, tiene que venir a través de una movilización social y el tiempo juega en nuestra contra. Por eso la campaña BDS (boicot, sanciones y desinversiones, copiada de la surafricana) debe ser un referente para la lucha internacionalista.

 

- ¿Qué podía decirnos del Sáhara Occidental, o de lo ocurrido en Honduras?

 

- En cuanto a otros conflictos, no voy a entrar en materia, básicamente por falta de tiempo, pero podría decir que todo son batallas de la misma guerra, por eso siempre digo que trincheras hay muchas, lo importante es que cada persona esté en una y nos coordinemos para hacer nuestro trabajo más efectivo, pues el monstruo sólo es uno, es muy poderoso. Mi organización sólo trabaja con sud y centro América y con Palestina. No somos una ONG y estamos en contra del concepto oenegero de "cooperación y de desarrollo". A sabiendas de conocer a varias ONG que hacen un trabajo muy bueno, entendemos que éstas son la forma que tiene el sistema capitalista, se entiende, de despolitizar la lucha contra el sistema y de darle un cariz caritativo y paternalista, es decir, un imperialismo solidario o una solidaridad imperialista. Insisto, soy consciente de que hay mucha gente en algunas ONG, muchas de ellas grandes amigas mías, que hacen un trabajo excelente y con un buen contenido político, pero el concepto de ONG en sí, para nosotras es el que he comentado. Komite Internazionalistak somos un colectivo asambleario que no recibe subvención alguna de ningún gobierno, nos autogestionamos y todo el trabajo es voluntario y político.

 

- ¿Y, cuál cree que es la reacción de los españoles, de la gente de a pie, cree que realmente se entera de lo que sucede fuera de nuestras fronteras?

 

- Los españoles y españolas en general están desinformados, en éste y en todos los conflictos. Aunque pienso que la brutalidad israelí es tan obvia que en general se podría decir que hay bastante sensibilidad con respecto a Palestina. Indiscutiblemente los territorios que sufren algún tipo de violación de sus derechos de autodeterminación, léase, Euskal Herria o els Països Catalans, son los territorios donde el conocimiento, la sensibilidad y la postura a favor de la causa palestina es mayor y más marcada.

 

- Para terminar, me gustaría que me contara cuál ha sido la anécdota más inolvidable que guarde de sus viajes, de su trabajo en general.

 

- Como anécdota que más me ha marcado tengo tantas que no sabría cuál elegir, quizá el ayudar a parir a una mujer en Nablus bajo ocupación y toque de queda, por el componente afectivo y simbólico de parir vida en un contexto de muerte. Y también el estar comiendo sandía por la noche bajo la luz de las estrellas en Jenin a escasos dos meses de la masacre, también con un contenido político de superación, de sobresuperación, de la victoria del humanismo, del amor, sobre la barbarie y el odio.

Pero vaya, muchas, muchas….

 

Nota:

(*) El vídeo con la intervención de Lidón Soriano en el Simposio ”Justicia para Palestina” puede verse en www.simposiopalestina.blogspot.com

 

Top