La 'increíble' medida en Finlandia para reducir el número de personas sin techo: darles un techo

Helsinki puso en marcha con éxito el programa 'Vivienda primero', que consiste en dar pisos a personas sin hogar de manera permanente y con contrato de alquiler

Uno de los complejos construidos como parte de la estrategia contra el sinhogarismo en Finlandia (Y-Foundation)

Uno de los complejos construidos como parte de la estrategia contra el sinhogarismo en Finlandia

 

A través del proyecto se ha creado vivienda pública y se han reformado edificios más antiguos. Ya solo hace falta un hostal para personas sin techo, con 50 camas.

Autoridades y activistas destacan la importancia de la vivienda pública para erradicar los problemas relacionados y evitar la segregación por barrios

 

Tatu Ainesmaa cumplirá 32 años este verano y por primera vez en más de una década vive en un lugar que puede llamar propio: un piso de dos habitaciones en un edificio renovado recientemente en las afueras de Helsinki, la capital de Finlancia. Incluso tiene vistas a los abedules.

"Es un milagro", confiesa Ainesmaa. "He vivido en pisos compartidos pero todo el mundo consumía drogas y tenía que irme. Tuve relaciones tóxicas y era lo mismo. He vivido en el sofá de mi hermano. He dormido en la calle. Nunca había tenido mi propio piso. Esto es increíble para mí", explica.

En la base de este edificio de dos plantas hay una luminosa área común con un salón comedor, una cocina impecable, un gimnasio y una sauna —en Finlandia, las saunas son casi obligatorias—. En la planta superior viven 21 inquilinos, hombres y mujeres, la mayoría mayores de 30 años.

Es importante remarcar que son inquilinos: todos tienen contrato, pagan el alquiler y (si lo necesitan) pueden pedir una ayuda económica. A fin de cuentas, se trata de tener una vivienda propia. Todo esto es parte de una política de vivienda que ha logrado que Finlandia sea el único país de la Unión Europea en el que está disminuyendo la cantidad de personas sin hogar.

Hace poco más de una década, cuando se estaba planteando esta medida, las cuatro personas que tuvieron la idea de lo que ahora se conoce como el programa 'Primero la Vivienda' —un sociólogo, un médico, un político y un obispo— titularon su informe 'Nimi Ovessa', que significa 'Tu Nombre en la Puerta'.

"Estaba claro para todos que el sistema anterior no funcionaba. Necesitábamos un cambio radical", asegura Juha Kaakinen, primer líder del programa y que además dirige Y-Foundation, un organismo que desarrolla viviendas accesibles con apoyo gubernamental.

"Tuvimos que eliminar los refugios nocturnos y los hostales de corto plazo. Llevábamos mucho tiempo utilizándolos en Finlandia y todos nos dábamos cuenta de que no ayudaban a que la gente saliera de su situación de calle. Entonces decidimos dar la vuelta al razonamiento", explica. 

Al igual que muchos otros países, Finlandia abordaba la cuestión de las personas sin hogar con un modelo en escalera: la persona iba ascendiendo a través de diferentes fases de alojamiento temporal a medida que rehacía su vida, y el acceso a un piso propio era el último escalón. 

"Decidimos otorgar pisos sin condiciones", explica Kaakinen. "Decirles: ‘Mira, no tienes que solucionar tus problemas para tener una vivienda’. Por el contrario, una vivienda debería ser una base que ayude a solucionar todos los otros problemas", justifica. 

Con apoyo del Gobierno, autoridades locales y de ONG, compraron o construyeron pisos nuevos. También reformaron los antiguos refugios, convirtiéndoles en hogares cómodos y permanentes. Ejemplo de ello es el hostal para personas sin hogar Rukkila en Malminkartano, a las afueras de Helsinki, donde ahora vive Ainesmaa.

El objetivo inicial de 'Vivienda primero' era crear 2.500 viviendas nuevas. Y ya se han creado 3.500. Desde el lanzamiento del programa en 2008, en Finlandia la cantidad de personas sin hogar en el largo plazo se ha reducido en más del 35%. En Helsinki prácticamente ya no hay personas durmiendo a la intemperie y solo queda un refugio nocturno con 50 camas para casos de emergencia en invierno, cuando las temperaturas pueden llegar a -20ºC.

La vicealcaldesa de la ciudad, Sanna Vesikansa, recuerda que cuando era pequeña "cientos de personas dormían en los parques y bosques de todo el país. Eso prácticamente ya no existe. Ahora es muy raro ver a alguien durmiendo en la calle".

El proyecto no consiste solo en ofrecer vivienda. "Los servicios sociales han sido esenciales", remarca el alcalde de Helsinki, Jan Vapaavuori, que ocupaba el cargo de ministro de Vivienda cuando se lanzó el programa. "Muchas personas sin hogar tienen problemas de adicciones, problemas de salud mental, enfermedades que necesitan un tratamiento continuo…Y hemos podido ofrecer ese apoyo", indica. 

En Rukkila siete empleados brindan apoyo a los 21 inquilinos. La directora del personal, Saara Haapa, explica que el trabajo va desde ofrecer ayuda práctica para hacer trámites burocráticos y acceder a instituciones educativas, apoyo en formación y acceso al empleo, hasta organizar actividades como juegos, paseos y el aprender —o re-aprender— recursos básicos como limpiar o cocinar.

"La verdad es que la mayoría de las cosas se resuelven hablando", señala Henna Ahonen, trabajadora social en prácticas. Y eso "es mucho más fácil cuando estamos haciendo algo juntos, en lugar de tener una entrevista formal", afirma Haapa. "La conexión es más fácil. Los problemas se advierten a primera vista", cuenta. 

Casi ninguno de estos inquilinos que han llegado aquí vienen directamente de la calle, según explica Haapa, aunque si los que hay que sí pueden tomarse un tiempo para acostumbrarse a la vida bajo techo. Tras tres meses de prueba cada inquilino tiene un contrato permanente y no puede ser expulsado a menos que incumpla la normativa (aquí no se permite el consumo de alcohol o drogas, aunque en otros pisos de 'Primero la Vivienda' sí) o deje de pagar el alquiler.

Algunas personas se han quedado siete años o más. Otras se han ido en un par de años. En 2018, seis inquilinos se marcharon para iniciar vidas completamente independientes, se alegra Haapa. Una de estas personas ahora es empleada de limpieza y vive en su propio piso, otro hizo una formación en gastronomía durante sus cinco años en Rukkila y trabaja como cocinero.

Ainesmaa está en un programa de experiencia laboral de dos años diseñado para mejorar su empleabilidad. La oportunidad que le han dado, destaca, no tiene precio: "Mira, no tengo nada. Tengo trastorno del espectro autista. Creo que la gente es mi amiga y luego me estafan. Me han robado… muchas veces. Pero ahora tengo mi piso. Es mío. Desde aquí puedo construir mi vida", cuenta. 

El programa 'Primero la Vivienda' cuesta dinero: Finlandia ha invertido 250 millones de euros en viviendas y en la contratación de 300 nuevos empleados. Sin embargo, un estudio reciente ha demostrado que la cantidad que se ahorra al reducir los gastos en emergencias médicas, servicios sociales y del sistema judicial asciende a 15.000 euros al año por cada persona que ingresa a una vivienda del programa.

Vesikansa asegura que el interés de otros países en el programa ha sido extraordinario, desde Francia hasta Australia. El gobierno británico está financiando una prueba piloto en Merseyside, Tierras Medias Occidentales y el área metropolitana de Manchester, donde el alcalde laborista, Andy Burnham, viajará en julio a Helsinki para conocer el programa de primera mano.

Pero si 'Primero la Vivienda' funciona en Helsinki, donde vive la mitad de la población sin hogar del país, es también porque forma parte de una política de vivienda más amplia. "La verdad es que no necesitamos pruebas piloto", afirma Kaakinen. "Ya sabemos qué funciona. Puedes tener todos los proyectos que quieras, pero si no tienes los pisos… Es esencial contar con una cantidad suficiente de viviendas sociales", sentencia. 

Helsinki tiene 60.000 unidades de vivienda social. Uno cada siete residentes vive en una vivienda propiedad del Ayuntamiento, que también posee el 70% de los terrenos dentro de los límites de la ciudad, opera su propia empresa constructora y ahora tiene el objetivo de construir 7.000 nuevas viviendas — de todas las categorías— cada año.

La ciudad mantiene una estricta proporción de viviendas sociales en los diferentes distritos para evitar la segregación: 25% de viviendas sociales, 30% de compras subsidiadas y 45% de sector privado. Helsinki también insiste en que no haya diferencias visibles entre las viviendas sociales y las privadas, y no impone un techo de ingresos a los inquilinos de las viviendas sociales.

Además, ha habido una fuerte inversión en prevención, estableciendo equipos especiales que aconsejan y ayudan a los inquilinos en peligro de perder sus viviendas y reduciendo a la mitad los desahucios de las viviendas sociales propiedad del Ayuntamiento entre 2008 y 2016.

"Gran parte de los terrenos son nuestros. Tenemos monopolio en la zonificación y nuestra propia empresa constructora", explica Riikka Karjalainen, experimentada funcionaria de planificación. "Algo que ha ayudado mucho al proyecto 'Primero la Vivienda' porque no hay forma real de solucionar el problema de las personas sin hogar sin una política general de vivienda", apunta. 

Finlandia no ha solucionado por completo el problema de las personas sin hogar. Quedan quedan unas 5.500 oficialmente en todo el país. La gran mayoría —más del 70%— vive temporalmente en casas de amigos o familiares.

La planificación del sector público y el esfuerzo colectivo han logrado que 'Primero la Vivienda' sea un éxito comprobado a la hora de reducir la situación de falta de hogar prolongada. "Todavía no hemos logrado un éxito absoluto, por supuesto", aclara Vesikansa. "Ningún modelo es perfecto. Todavía tenemos fallos. Pero estoy orgullosa de la valentía que hemos tenido al intentarlo", señala.

El alcalde está de acuerdo. "Hemos reducido muchísimo la cantidad de personas viviendo sin hogar de forma prolongada", confirma. "Debemos hacer más: ofrecer más apoyo, mayor prevención, mejor diálogo con los vecinos… La gente apoya este programa pero no todos quieren una unidad en su barrio. Pero sí, podemos estar orgullosos", sentencia. 

Foto: (Y-Foundation)

Top