El bando francés de la colonización ‎al asalto de Siria y Mali

- Todo parece marchar bien para el bando francés de la colonización y las tropas ‎francesas.

- Jefes militares sirios son asesinados

- En Mali, Francia pone en el poder un presidente sumiso a los ‎intereses coloniales.

- Pero todo eso trae una serie de contradicciones.

 

Los generales H. Turkmani, D. Rajha y A. Chawkat, asesinados en 2012, en el atentado contra la sede del Consejo de Seguridad Nacional ‎sirio.‎

 
 
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (14/25)‎

Red Voltaire reanuda la publicación del libro de Thierry Meyssan Sous nos yeux, ‎titulado ‎en español De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. ‎Ante nuestra mirada, la gran farsa de las primaveras árabes.

Este artículo es parte del libro De la impostura del 11 de septiembre a ‎Donald ‎Trump. ‎Ante nuestra ‎mirada, la gran farsa de las primaveras árabes.‎
Ver la tabla de contenidos

26- La segunda guerra contra Siria

El 18 de julio, una explosión destruye la sede del Consejo de Seguridad Nacional en Damasco. ‎El general Daud Rajha, ministro de Defensa; el general Assef Chawkat, jefe de la inteligencia ‎militar y cuñado del presidente Assad; y el general Hassan Turkmani, presidente del Consejo ‎de Seguridad sirio mueren en ese atentado. El general Hicham Ikhtiar, jefe del contraespionaje, ‎fallece poco después debido a la gravedad de sus heridas. Al parecer, un traidor había instalado ‎una bomba en una lámpara cenital, pero no es imposible que se tratara en realidad de un misil ‎disparado desde un drone. Ese atentado decapita las fuerzas armadas y los servicios de ‎seguridad sirios. Los combates se extienden por toda la ciudad y citadinos mueren en las calles. ‎La mayoría de los habitantes huyen de la capital siria. ‎

Al referirse al atentado que ha costado la vida a los miembros del Consejo de Seguridad Nacional ‎sirio, los dirigentes occidentales se niegan a condenar el terrorismo. Estiman que las víctimas de ‎este atentado sólo tuvieron lo que merecían. ‎

Los mercenarios que atacan la capital siria traen planes y blancos bien definidos. Una unidad ‎ataca mi domicilio, en el barrio de Mezzeh, al extremo de la ciudad, frente a un extenso campo ‎de nopales. El ejército instala un mortero en la azotea de mi edificio, para mantenerlos a raya. ‎Tres días después, al terminar la batalla, los cuerpos hallados en el campo de nopales son ‎identificados como pakistaníes y somalíes. En otros lugares de la capital, los mercenarios ‎muertos son tunecinos y afganos, entre otras nacionalidades. Son hombres que sólo habían ‎pasado un breve periodo de adiestramiento en el manejo de armas, en Jordania, a veces no más ‎de una semana. Las unidades estaban organizadas por nacionalidades, pero no constituían un ‎ejército en el verdadero sentido de esa palabra, ya que carecen de estructura jerárquica. Muchos ‎de sus miembros no saben absolutamente nada de Siria, algunos incluso creen que están ‎salvando a los palestinos de Israel. ‎

 

Seguir leyendo...

‎(Continuará)‎

https://www.voltairenet.org/article209212.html

Top