Día internacional de las Montañas

Cada 11 de Diciembre desde el año 2002  se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de las Montañas una iniciativa de la Asamblea de las Naciones Unidas. Más que una celebración, este día se convierte en una llamada de alerta sobre todas las amenazas que acechan a los paisajes y ecosistemas montañosos de todo el mundo. 

También aquí en Asturias, una región para la que las montañas, tanto la Cordillera Cantábrica como las sierras menores, suponen la columna vertebral de su historia, su cultura y su paisaje, en un día como este tenemos que recordar las decenas de los proyectos de destrucción que se van sucediendo en las áreas de montaña y que resumen la actitud depredadora de estos espacios singulares. 

Las grandes infraestructuras proyectadas que transforman y destruyen los paisajes de montaña son nuestras mayores amenazas, pero no las únicas: 

- Las autovías y vías proyectadas o en obras, como la autovía proyectada desde Cangas del Narcea hasta  Ponferrada con un importante impacto en el mejor corredor biológico de la Cordillera. Sin olvidarnos del fuerte impacto de obras que se están haciendo muy mal como el corredor ferroviario del Huerna con un severo impacto en el paisaje y numerosas incidencias en el entorno de los pueblos que viven cerca. Sin olvidarnos la pretensión de urbanizar muchas pistas que recorren las montañas y que con la disculpa de mejorar los accesos ganaderos se quieren alquitranar, hormigonar duplicando sus anchos algunas en parajes singulares como la ruta del Alba. 

- Las minas a cielo abierto, que continúan ampliándose en la zona occidental (Belmonte, Degaña, Tineo), con todos los impactos asociados que conllevan de pérdida de suelo, impacto en el paisaje, contaminación de los acuíferos. 

- Los diferentes embalses previstos como el de Caleao, o como los del Alto Navia en Suarna y sus afluentes; Agueria y Pesoz, proyectos que parece que cada vez está encontrando más reparos en el gobierno central y, a pesar de todos los apoyos en el Principado, todo el mundo se está dando cuenta de la estupidez que supone añadir un tercer pantano en la cabecera, en Caleao, dentro de un Parque Natural propuesto para Nacional y sin necesidades reales de agua. O poner mas embalses en el río Navia que ya pagado con creces el timo de los saltos de agua. 
 

- Las líneas de alta tensión, la que están construyendo entre Soto Ribera a Penagos y la paralizada línea Lada Velilla, líneas todas ellas innecesarias, porque Asturias ya demostró que no la necesitas en sus puntas de consumo y producción.  

- No menos importantes son las alteraciones de las decenas de los parques eólicos en el Occidente que invaden todas las sierras de esa zona, Una tierra que se va vaciando de habitantes y a la que condenan a generar energía para el resto del país a través de la instalación de miles de aerogeneradores.  Esta instalación abre pistas anchísimas para la entrada de los grandes camiones con las torres y aspas y genera un movimiento por la zona que urbaniza de forma importante las crestas de la montaña del Occidente Asturiano, altera el paisaje, alejándolo del modelo rural que se quiere vender para el aprovechamiento turístico y justifica la necesidad de instalar más subestaciones y líneas de alta tensión para evacuar la energía. 

- Los remontes mecánicos, como los teleféricos propuestos por algunos Ayuntamientos mineros, como son el de Monsacro por el consistorio de Morcin y el de Cotobello por el de Aller, dan una idea de las amenazas inminentes que se ciñen sobre los montes. 

- La urbanización de las áreas rurales, se ve claramente en las infraestructuras turísticas que transforman nuestros pueblos.. Ahí tenemos el mal ejemplo de la estación de esquí de Fuentes de Invierno que supone un despropósito si atendemos a la más que probable evolución de la innivación en la Cordillera Cantábrica en los próximos años. Aquí se ve que la legislación en territorio y medio ambiente se puede ignorar: se cambia la catalogación de los suelos con total impunidad, zonificación, se ignora toda la legislación sobre protección de especies y territorio y, además, las propias normas que se aprobaron para poder realizar la obra, de respeto a los cauces fluviales, pistas a abrir, escorrentías, tratamiento de residuos, se las saltan sin ningún pudor. 

De vez en cuando despierta un proyecto de la UNESCO de declarar a toda la Cordillera Cantábrica reserva de la biosfera. Esto puede dar que pensar sobre la fantástica herencia que tenemos, muy difícil de encontrar en otras zonas, tanto por las especies que la habitan como por la integración del ser humano con el medio, tantos por los paisajes como por la riqueza natural de este entorno.  

Si desde instancias tan superiores se ve la Cordillera como un todo, desde el Gobierno del Principado se debería empezar a promover esta visión, y no que cada Concejo declare su reino de taifas particular en su zona de la Cordillera y con ella haga lo que quiera.  Las amenazas a la Cordillera lo son a toda en su conjunto, y no a cada una por separado. Por eso demandamos también que, a partir de ahora, se empiece a considerar el efecto acumulativo que tantas obras tienen sobre toda la Cordillera Cantábrica. 

Porque la Cordillera es mucho más que desniveles y puertos para la vuelta ciclista, es un ecosistema vivo que aún estamos a tiempo de conservar para el futuro. 
 

http://www.coordinadoraecoloxista.org/

Top